cuántas veces se ha entrado en este blog???

lunes, 11 de marzo de 2013

Decimosexto capii:

- DAMAS Y NO TAN DAMAS, CON USTEDES... ¡¡¡Charlie!!! - gritó una maraña pelirroja, tirándose desde el tejado de la casa y aterrizando sobre Lucas.
- ¡AAAAH! ¡QUITÁDMELO, QUITÁDMELO DE ENCIMA! - Exclamó este, que corría en círculos con aquel chico a hombros. Con un sólo gesto de báculo de Sandra, una docena de enormes lianas salió de una de las macetas que Mercedes tenía en la terraza, acercándose peligrosamente al misterioso pelirrojo... Que materializó una pértiga, se alzó sobre ella enredando las lianas por el camino y dejando a Lucas libre.
El chico cayó pisando las lianas de Sandra mientras la pértiga se esfumaba tal y como apareció y era sustituida por unos guantes de boxeo.
- ¡Ojito, que soy peligroso, ¿Eh?!  - exclamó, poniéndose en guardia.
- A ver, ricitos peligrosos, estás ante 6 portadores y un profeta. Preséntate y ya luego nos cuentas  cómo prefieres ser fulminado - amenazó Flora.
- Saaaaandra, relaaaaaja... ¡Si parece simpático! - intervino Marcos, poniéndose entre ambos.
Y la verdad es que no parecía malo, con sus voluminosos rizos de color cobrizo, unos ojos verde esmeralda enmarcados por unas rizadas pestañas y una tez pecosa con una blanca sonrisa pintada.
- ¡Dí que sí! Tú eres un tío listo... ¿Cómo te llamas?
- Marcos, portador del Tiempo. ¿Tú?
- Carlos, podéis llamarme Carlitos, Charlie... Y lo de ricitos pelirrojos no me disgusta nada - añadió, dirigiendo una mirada que habría sonrojado a Sandra hasta los tobillos si no hubiera estado transformada -. Mi atributo es la figura del Atleta, aunque con esta túnica de olímpico griego parezca más bien el de las sábanas. Perdí a mi guardián cuando sobrevolaba...
- ¡Hey! ¡No sabía que todos fuerais portadores! - Algo se revolvió en el bolsillo de Nuria - ¡Si lo hubiera sabido no se habría montado todo este paripé!
Yo ya me imaginaba que algo así iba a acabar pasando, que no era normal que sobreviviera a una batalla en manos de Ella, pero lo que no me esperaba era que creciera 3 palmos y se pusiera una equipación de fútbol.
- ¡¡¡HALA, NARANJITO!!! ¿ME FIRMAS UN AUTÓGRAFO? - Outu parecía un niño pequeño. Sí, Mandarina-chan era un guardián.
- Me llamo...
- ¡¡¡EPPIE, ESTÁS AQUÍ!!! - El revuelo de la sábana de Charlie al tirarse (con gran habilidad de portero) hacia Mandarina-chan fue tan brusco que casi muestra sus... Atributos (No las llamo vergüenzas porque es JUSTO lo que no tiene este chico)
-... Equipnea, pero este MASTUERZO me llama Eppie. Era una atleta olímpica cuando me tocó ser guardiana, y ahora soy la hermana perdida de Naranjito - Sonrió la frutilla.
- ¡OH, EPPIE, TE ECHABA TANTO DE MENOS...! Llevo buscándote desde hace casi una semana... - lloriqueó Atleta mientras refregaba la cara contra aquel cítrico del tamaño de un balón de baloncesto- ¿Dónde anduviste, golfa despechada?
La fruta lo abofeteó. Yo ya estaba acostumbrada a aquellas surrealistas mañanas.
- Pues estuve en manos del Bando del Horror hasta que en una batalla, me rescató de sus garras el legendario Eclipse. Desde entonces he esperado la oportunidad de mostrar nuestras intenciones, pero no sabía quien era portador y quien no...
- ¿Vuestras intenciones? - Sandra había vuelto a intervenir, ya de vuelta en su tímido ser.
- ¡Me uno a vosotros! He espiado un poco a los otros... Y son unos estirados insoportables. NO-MOLAN.
- ¡CONGRESO DE SABIOS! - Exclamó Marcos. El ambiente entre los dos ya se había tibiado un poco después de la aparición de aquel majadero.
- Votoh a favó - Dijo Lucas, imitando el acento cubano mientras todos levantábamos la mano - Votoh en contra - Nadie levantó la mano -. ¡ENTONCES TE NOS UNES!
Entonces la vena controladora y marisabidilla de Marcos volvió a la acción y nos organizó bien para hacer un horario de entrenamientos de lucha y clases de magia que no interfiriera en los 85 deportes que practicaba Carlos. Y hablando de Carlos, él y Marcos se hicieron mejores amigos casi a la media hora, y Chim hablaba de balonmano con él los escasos momentos en que Marcos se dirigía a los demás (A nuria, a Sandra y a mí, que Lucas estaba persiguiendo a Eppie por orden de Outu).
~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~
Y POR FIN, OTRO DICHOSO CAPÍTULO. Volved a disculparme que todo sea un asco y que sea un capitulo muy chorra y muy mal hecho, pero estoy de exámenes, así que dad gracias ^^

Decimoquinto Capii:

- ¡¡¡ARRIBA, NO-TAN-BELLAS DURMIENTES!!! - Retumbó en mi oído la voz de Marcos.
- MAAAAAAAARCOOOOOOOOOS... - Rugí yo, recién despertada, con los ojos rojos de ira, el cabello flotando a mi alrededor como el de Medusa y acercando peligrosamente mi bate a su cuello. Él me dedicó una sonrisita burlona, y por un momento disimuló unos morritos. Ahí me acordé: Lo de la noche anterior me dejaba en evidencia ante él, y ahora no podía tocarle un pelo. *Flashback* 

Tictac-tictac.
- ¡Ja! ¿Esa es la cara que pones cuando besas? Pues no sé si al personajillo le agradará mucho, oye...
Y ahí estaba yo, quieta, observando con cara de besugo cómo el Tiempo había poseído a Marcos. Y mientras (Quién sabe cómo) me sacaba del agua mágicamente y me ponía la ropa sin ni siquiera acercarse, yo deseaba con todas mis fuerzas que Marcos no se acordara de eso por la mañana.
- La verdad es que por querer, él quiere besarte... Pero quiere que vuestro primer beso sea más dramático, más apoteósico... Es igualito que la prensa amarilla. Y ahora, yo te cojo en volandas y tú te duermes como una niña buena, ¿Eh, Aspirante a Luz? - Fue lo último que recuerdo antes de que me cerrara los párpados con los dedos y yo me durmiera.
*Fin Flashback*
Y ahora, ÉL LO RECORDABA. No sé qué era peor: Marcus-Einstein-sabelotodo, Marcus-Jefazo-mandón o Marcus-Tiempo-Borde-sersy. Desde luego, depende de la situación, pero el mejor era ese Marcus-Patosillo-dulzón que ayer me sacó de casa.
- Por... Por esta vez pase, pero esta te la guardo, Tiempo - refunfuñé. Nuria acababa de despertarse, y hoy había puente, así que Marcos y Lucas nos acompañaron a desayunar a la cocina.
- ¡Qué bien dormí hoy! ¿Tú qué tal, Tesh?
- Eso, eso, ¿Qué tal dormiste?
- Mira, Marquitos, que la de ayer pudo ser tu última oportunidad - amenacé en tono lúgubre.
- ¿Oportunidad de qué?
- De seguir con vida, Lucas... ¡Pero no te preocupes! Al fin y al cabo... Ahora te tengo atadita, Tesii.
¡¡AAARG!! ¡Era tan egocéntrico... Tan molesto... Tan... Tan deseable...! Yo QUERÍA besar a Marcos y no iba a dejar que su Don me lo impidiera... Aunque posiblemente tuviera que seguir sus normas y comportarme como él quisisese.
- Tú ganas de momento, Tiempo. ¿Qué tal vosotros dos?
- Yo dormí del tirón... Lo necesitaba. Marcos se pasó toda la santa noche en la terraza.
- Pobre... A lo mejor por eso es MÁS BORDE QUE EL PICO DE UNA PLANCHA - repuso mi prima con sorna. Gracias, Star, por perseguirnos y gracias, Star, por contárselo a Nuria.
- Eh, chicos, no merece la pena estar enfurruñados. ¿Cuándo escogemos profetas? - irrumpió Chimpun (De un salto con patada) en nuestra cocina, seguida de Sandra.
- Buenos días, oye... Espera, ¿Escoger qué?
- No nos metemos en vuestra casa y nos arriesgamos a despertaros sin una razón importante. Vestiros y bajamos a nuestro cuarto - Me contestó Lucas, levantándose y yéndose con los otros 3, no sin antes revolverle el pelo a Nuria.
- ¿De qué irá eso de escoger profeta?
- Mmm... Ni idea, sólo Chimpun y los rubitos lo saben
- Hablando de rubitos... Lo de Marcos es muy fuerte, ¿Eh? - comentó con un leve tono de disgusto.
- No era Marcos... ¡Era Tiempo! - repuse yo con una nota (O dos. O varias. O MUCHAS) de ira en la voz, mientras empapaba una galleta en cola-cao.
- ¿Hay diferenc...
- ¡CLARO! Marcos es tímido y caballeroso, y me ha enamorado... ¡¡TIEMPO ES UN ARROGANTE... Demasiado deseable!!
- Emm... ¿Me explicas lo último?
- N-no sé... A mí me gusta mucho Marcos, pero a mi instinto le atrae Tiempo de una forma que no te imaginas...
- Uffff... Lo malo es que tú no vas a poder besar a Marcos-no-tiempo...
- ¿Por qué?
- Porque si le entras, se pondrá nervioso y tendrá una transformación involuntaria... Va a tener que besarte él a ti...
- Y para que él me bese a mí tiene que ser prácticamente el apocalipsis... - resoplé yo.
- Mmm... No necesariamente - dijo mi prima, dedicándome una de sus enigmáticas sonrisas y levantándose de la mesa - Va, vamos a vestirnos. Cuanto antes hagamos lo del profeta ese chunguiguay, antes podremos ir a comprar ropa interior todas juntas ^^ Yo asentí y la seguí hacia nuestro cuarto. Por desgracia, cuando me cambié, los demás (Tiempo-no-Marcos también) estaban en la terraza; y mi ventana, abierta.
- Pero ponte ropa como la gente normal, ¿O es que ahora te da vergüenza desnudarte, rubita?
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡CÁLLATE, TIEMPO, O TE DARÉ UN MANGUALAZO QUE NI TU ATRIBUTO TE PODRÁ ARREGLAR!!!!!!!!!!!!!!!! - grité yo, un segundo antes de cerrar la ventana y bajar el store (es una cortina translúcida que se baja como las persianas metálicas). Acto seguido abrí una de las latas redondas de mi escritorio, saqué el FIMO (plastilina que se solidifica en el horno, usada en bisutería) y empecé a amasarlo como una loka, partiéndolo por la mitad, haciéndolo una bola, de bola a churro, de churro a dos mitades y así todo el rato
- ¡MALDITOTIEMPOYMALDITOMARCOSQUENOCONTROLASUSTRANSFORMACIONESYNOMEDEJAVIVIRENPAZPORESODEQUELEINTENTÉBESARPEROQUEÉLNOSEDEJÓYAHORAMETIENEQUEHACERLAVIDAIMPOSIBLEASÍPORQUESÍYPORQUEALSEÑORITOYASUDONLESDALASANTAYREALGANA! - chillé, rebosante de rabia.
- Teeeeeeeeeesii... Relaaaaax... ¿Sabes que opino yo? Que igual que marcos sufre transformaciones involuntarias, Tiempo nervioso podría volver dentro de su amuleto, des-transformando a Marcos y dejándole el marrón a él...
- Aunque quiera que Marcos vuelva, no sé poner a Tiempo nervioso... - Aunque anoche, cuando caímos hacia las termas... Ahogué un grito antes de exclamar - ¡¡Ya sé cómo des-transformar a Tiempo... o Marcos, o QUIEN SEA!!
Bajé las escaleras a 384 km/h (La euforia de pasar de la ira furibunda a la alegría, sumada a la magia, tiene sus efectos secundarios ^^U) con Nuria agarrada por la capucha de su sudadera, me cargué la puerta, la tuve que arreglar con magia, atravesé media casa como un huracán, salí a la terraza, solté a Nuria (Que creo que se desmayó), salté a Chim, aparté a Lucas de un manotazo... Y le pulsé la nariz a Marcos. ¡Flush! Y ahí estaba él. Con cara de desorientado, olor a termas y desnudo en medio de la terraza.
- ¿PE-PE-PERO QUÉ...?
- Primero te vistes, luego hablamos tú y yo ¬¬
Huyó hacia dentro de casa, mientras les explicaba a Lucas, Chim y Sandra todo aquello (Lo de Marcos y Tiempo, lo de MI cita era PERSONAL).
- Ya decía yo que mi hermano no habría gritado eso de antes... Él es más de mirar sonrojado y poner cara de bobo...
- Disculpe, señorita, pero¡¡¡FLOWSH!!!
-Y dile a ese guardián tuyo que se calle antes de recibir otro FF - Sentenció Sandra, aferrando un enorme báculo (O un palo lleno de hiedra en flor que lanza rayos, como lo llaméis) y cerrando su enciclopedia tras marcar la página con sus delgadas gafas - Nadie grita mientras Sandra lee. ¿Entendido, Rubito uno, Teresa histérica y Chim?
- ¡¡¡SABE MI NOMB
FLOWSH!!!
Tuve que pulsarle la nariz a ella también, porque nos estaba viendo a todos en la UCI.
- Marcos, hablaremos otro día. No estoy de humor - Zanjé, sintiendo el peso de la tristeza sobre mi estómago relleno de galletas y cola-cao - ¿Qué era eso del profeta?
- ¡Ah! Es que realmente la guerra no empezará hasta que escojamos profeta, por eso anteayer nadie murió ^^ - Saltó Chim, como si todos lo hubiéramos entendido.
- ¿Pero qué es?
- Es... Como un entrenador de balonmano, pero un poco distinto. ¿Qué os parece si lo escogemos ya y nos lo explica él mismo? - Dijo Lucas, sacando un ordenador muy mono, de Hello Kitty - No os riáis, se lo he birlado a Ella. Risotada general. Lo abrió... Y por dentro también era rosa. En la pantalla, unas letras blancas resaltaban sobre el fondo de pantalla negro. Ponía "MagiCo.". Nuria, por pura curiosidad, pulsó el lazo de Hello Kitty que hacía las veces de ratón, y saltó una ventanita en la pantalla: "Nombre y Atributo", con sus cuadros de escritura correspondientes.
- ¿Quién lo hace?
- Lucas es el genio de la tecnología... - opinó Marcos (Con quien yo guardaba una distancia razonable).
- ¡Pues hala! - Chim le dio una palmadita en la espalda. Él rellenó las casillas en menos de lo que mis ojos pudieron captar y pulsó el Enter, que tenía una graciosa forma de corazón. La pantalla parpadeó varias veces antes de que el fondo de pantalla pasara de negro a azul claro, con una bola del mundo en azul marino. La ventana que salió acto seguido pedía "Nombre de profeta y contraseña", con la típica pregunta de "¿Olvidaste tu contraseña?" Y la opción de "Escoger Profeta". Él hizo clic en la última, y en la pantalla aparecieron dos fotos de cuerpo entero. La primera, un niño pequeño de rizados cabellos negros y ojos verdes como esmeraldas. La segunda, un chico de unos 20 años, de corto pelo castaño, complexión robusta y...
- Espera... ¿¿ESE NO ES OUTU?? - Yo estaba alucinando: ¿OUTU ES PROFETA?
- Sí, sí que es... Qué raro, de mis conocidos es el que más me pega... - Comentó Chim. Como profeta... La verdad es que a mí tampoco se me ocurría otro más apropiado.
- ¡ESCÓGELE A ÉL, ES GENIAL! - Nuria estaba eléctrica (Como siempre), y con razón: ¡Outumuro siempre fue un gran amigo de mi hermana, y era la REPANOCHA!
- Además, el niño ese me da mala espina... - susurró Sandra, pellizcando la manga de la camiseta de Lucas.
- ¡Vale, vale! Pedro Outumuro, bienvenido al bando del mundo de la Guerra de Guardianes - Anunció Luquis, con el tono de Effie Trincket (Cosas de Los Juegos Del Hambre), mientras pulsaba el lacito. 

*Mientras tanto, en una de las cacas (A ver, me confundí al escribir casas, pero me pareció tan gracioso que no lo quise borrar :3) a las afueras...*
- ¡Ping! - vibró la pequeña PDA decorada con diminutos rubíes de imitación, iluminando por un instante la penumbra de aquel salón, tristemente decorado con cortinas de terciopelo negro y una gran alfombra del mismo color, sobre la que descansaban una gran mesa ornamentada con candelabros y un piano de cola, en cuya banqueta acolchada tocaba Lidia.
- ¡Oh! ¡Ellie! ¡Ha sonado tu PDA! - exclamó, dejando de tocar mientras una titubeante nota de violín rasgaba el aire. Samu se bajó de la mesa de un salto, para guardar de nuevo su violín en el estuche. Ella se levantó del sillón donde estaba, frente a la negra chimenea cuyas llamas daban a la estancia el toque lúgubre que faltaba.
- Han escogido profeta. Nos ha tocado el crío - Suspiró la rubia, claramente disgustada - No se me dan bien los niños, ¿Os ocuparéis vosotros de él? - Añadió en tono de súplica. Al no estar transformada, Sus ojos color caoba brillaban sobre unas enormes ojeras.
- ¡Pues claro, Ellie! Aunque habrá que tener paciencia, no todos los niños son tan tranquilos como mi hermanito - Sonrió aquella Emo-Cleopatra de 12 años. 

*De vuelta con nuestros muchachotes*
 A penas unos 10 segundos después de pulsar el lacito, se oyó el timbre de la casa. Como era de esperar en aquel grupo de hiperactivos, todos estábamos en la entrada (Sobre Mercedes, a la que arrollamos cuando corríamos hacia la puerta), asomados a las escaleras para ver quién era.
- ¡Hola! ¿Estánnnn...? Sí, sí que estáis. ¿Dónde podemos hablar? - preguntó Outu nada más cerrar la puerta de entrada.
- En la terraza estará bien ^^ - suspiró Mercedes, tras quitarse de encima a 6 adolescentes eléctricos y a sus respecti...vos... ¿¿¿GUARDIANES???
- Mmm... Mercedes... Veo que conoces a...
- ¿A Carl y a Queer? ¡Pues claro! Se portan muchísimo mejor que mis hijos... - me respondió, con una mirada de reproche a los rubios.
- Sí. Cierto.  Ellos no tienen cuartos que recoger... - replicó Marcos
- Ni ropa que echar a lavar, ni madres pesadas y cotillas que soportar, ni...
Aquello desembocó en una graciosa pelea madre-hijos que zanjamos yendo a la terraza antes de que llegaran a los puños. Una vez allí...
- Conque profeta, ¿Eh? - inquirió Chim.
- Sep. Llevaba esperando este día demasiadas generaciones. ¿Tenéis idea de cuántas veces me he reencarnado? - suspiró Outu mientras cogía el ordenador de hello kitty, le daba un par de toquecitos y ¡POF! lo convertía en un mini-portátil de apple -. Así nadie sospechará.
- A ver, Outu, acláranos de una dichosa vez qué es y para qué sirve un profeta.
- Los profetas somos... Como vuestros padres o vuestros entrenadores en la GDG: Nos encargamos de planear las batallas, adiestraros, encontrar más miembros para el bando y, cuando los bandos están completos, de localizar a Dios para unirlo a vosotros y... Bueno... Ganar ^^ - explicó.
- ¿Pero cómo hacéis todo eso? - preguntó esta vez Lucas, que miraba con ojos como platos el ordenador.
- Mediante algoritmos matemágicos: Absolutamente todo lo que ocurre en el mundo se va registrando en los 2 dispositvos proféticos. Los profetas los modificamos para que vaya cuadrando todo en la historia...
- O sea, que podéis mover, cortar y crear hilitos espacio-temporales con casi más libertad que si jugarais a los sims - concluyó Sandra con una sonrisa -. Me gusta...
- Básicamente, sí. Antes de venir me ocupé de mover un par de hilitos, como dices tú, para vivir justo encima de vosotras dos y poder controlaros, así que lo siguiente que haremos será buscar un nuevo guardián que se os una...
- ¡Eso ya no hace falta! DAMAS Y NO TAN DAMAS, CON USTEDES...
<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3~~~<3
¡Y hasta aquí la teoría de la historia! A partir de aquí ya no más información de la GDG. ¡Eso es competencia de Outu!
Lo próximo que viene (Y sé que es lo que os gusta leer) es mucho romanticismo, acción y unas risazas tremendas de la mano de este último personaje misterioso...
¿Queréis sabes más de él? Pues bombardearme a comentarios ^^