cuántas veces se ha entrado en este blog???

miércoles, 24 de octubre de 2012

Decimocuarto capii, parte 2/2

Al acabar el primer tiempo, un fantástico 28-0 demostraba nuestro nivel (11 goles de Nun, 12 míos y 5 de Chim).
- Niñas, si seguís manteniendo este nivel... Podemos quedar primeras de la liga sin dificultad -Dijo nuestro entrenador, la mar de contento -. Sé que podéis, sois el mejor equipo de Galicia. Para el segundo tiempo, Teresa, Nuria y Chimpun van a descnsar. Mary, sigue haciendo jugadas. Elena y Marta, de laterales. Habéis hecho cruces dobles y hasta triples en los entrenamientos, van a ser pan comido para vosotras. Claudia, defenderás en el extremo y en el ataque desdoblarás (ponerse a hacer de doble pivote para abrir hueco y tener más tiro). Entre yupi y tú quiero 10 goles más. Vamos a rematar este partido, niñas.
- ¡¡¡¡¡UN DOS TRES... PABELLÓN!!!!!
Y así lo hicieron. Cuando volvimos al vestuario, con un estupendo 58-1 (espinita clavada por ese gol) a la espalda...
- Buah, he metido más goles que en toda mi vida - comenté.
- Y yo he defendido mejor que un olímpico, ¿Visteis cuando se inclinó hacia mí para tirar y la tumbé? ¿A ella y a sus infinitas lorzas? - preguntó Nuria, haciéndonos reír
- ¡Vaya si lo vi! ¿ Y qué me dices del gol que metí en el extremo derecho, en el que me puse horizontal en el aire? - contesté yo, eufórica.
- Todas lo vimos, chicas - aprobó Chim, chocando palmas con Marry y Yupi.
- ¿Y esas caras de misión cumplida?
- Nuestro plan fue haceros hueco y daros pases a tutiplén para que acribillarais a las rivales y los chicos os tomaran por diosas del balonmano - canturreó Marry, antes de meterse en las enormes duchas comunes.
- ¡Guau, chicas! Necesito compañeras como éstas, ¿Eh? - Dijo.Sandra, entrando.
- ¿Tú también conocías el plan? - preguntó mi prima, pasándome su champú
- Todos menos vosotras y los chicos ^^.
- Eh, goleadoras, ¿No os quitáis los collares para ducharos?
- ¡¡¡¡¡NO!!!!! E-e-es que...
- ... Tienen un gran valor... Sentimental. Sí. Eso. Sentimental.
- ¿Y eso? ¿Quién os los regaló? - inquirió Nerea, asomando desde las duchas mientras nos secábamos con las toallas.
- ... ¡Los chicos! - Salté yo. Y en cierto modo, era verdad.
- ¿ Y cómo es que Chim también se ducha con el suyo... Y que Sandra no se quite el suyo ni para el partido? - rebatió Ángela, nuestra pequeña portera.
- Jo... Es que el mío me lo regaló mi padre en su lecho de muerte... - sollozó Sandra.
- El mío... No os puedo decir quién me lo dio. Es secreto - musitó Chimpun. Esa niña tenía un don impresionante: Dos frases y tenía "oficialmente" un novio secreto.
Una vez volvimos a casa...
- ¡Qué partidazo, chicas! Estoy pensando en meterme yo también a balonmano - nos felicitó Marcos
- Sí, yo también. No me habían dedicado nunca tantos goles ^^ - sonrió Lucas - ¿Sabéis qué? Hoy hay luna llena... A lo mejor PingPong se convierte en perrito ^3 - añadió, haciéndonos reír una vez más.
Cuando Lucas dijo luna llena, Marcos me cogió de la mano, aunque me acababa de dar cuenta. No me sonrojé, pero esa mano me transmitió una enorme sensación de tranquilidad y protección.
Cuando llegamos al cuarto piso entramos, fuimos a la habitación, descargamos nuestras bolsas, nos quitamos las chaquetas, fuimos a ayudar a la cocina y...
- ¿¿¿PERO QUÉ HABÉIS HECHO AYER??? - Exclamó mi madre.
- Emmm... A ver cómo te decimos esto... ¡¡¡JUNTOCONLOSCHICOSDEABAJOTENEMOSPODERESMAGICOSYTENEMOSQUEENCONTRARAUNTALDIOSDISFRAZADOCOMBATIENDOENEMIGOSABASEDEHECHIZOSYPALIZASYPORESOAHORAESTAMOSASÍ!!! - No tenía más remedio que decírselo: Mi madre es magiquísima y me pilla las mentiras casi antes de que las diga.
- Mmmm... ¿Quieres que te tome por mentirosa o me vas a demostrar que esa estupidez tiene sentido? - respondió ella, casi sin inmutarse.
- ... ¡Star! Hazte visible ante los humanos
- ¿Con quién... O.O ¡¡¡CRASH!!! QUÉ ANINMAL ES ESE Y QUÉ HACE EN NUESTRA CASA?
- Es... Mi guardián. Me proporciona mis poderes.
- Pues mientras se porte bien, no maúlle y no haga sus cositas en la alfombra, puede quedarse. Y respecto a todo eso de la magia... Me desentiendo del tema. Haced lo que queráis y que no me lleve ningún disgusto. ¿Entendido?
- ¡¡¡Vale!!!
- Ah, y Nuria... Llamó tu madre, que mañana por la noche te vuele a intentar llamar.
- Vale, tendré el móvil cargado ^^.
- Una cosa más, Ma...
- ¿Qué?
- Hoy dormiremos siesta ^^ Estaremos en nuestro cuarto.
- Como salga el bicho ese le doy un escobazo. Avisado queda - Star se ocultó detrás de mí, y yo lo agarré y lo llevé a nuestro cuarto. Allí Blaze se hizo visible también mientras Nuria y yo nos poníamos ropa de siesta: Sudadera-manta, pantalones cómodos y calcetines de andar por casa. Cogimos cada una una manta del cuarto de mis padres y nos echamos en nuestras camas, abrazadas a nuestros guardianes (Para dormir se volvían suaves y blanditos,y su luz se apagaba para no despertarnos).
Debíamos tener cansancio acumulado, porque mi madre nos despertó a la hora de la cena:
- ¡¡¡Niñas, o venís a cenar ya o no volvéis a ver una cena caliente en vuestras vidas!!!
- Vaaaaaaaaaaaaaaaamos -.-
Cenamos con mucha parsimonia, nos pusimos el pijama, y justo cuando me iba a acostar, sonó un whatsapp en mi móvil.
- Es de Lucas y dice que te diga que "Lo de hoy se cancela". ¿Tenías pensado volver a escaparte?
- Eso... Es privado - respondió mi prima con una pequeña sonrisa. - Tesh...
- ¿Sí?
- No nos van a dejar nunca, ¿Verdad?
*Clic* Apagué la luz y me acosté en mi cama.
- Jamás encontrarán dos chicas tan perfectas, Nun.
- Me alegro - Fue lo último que oí antes de quedarme dormida.
Debí despertarme... Sobre las 4 de la mañana, cuando un peso muerto de 60 kilos se abalanzó sobre mi, me tapó la boca para que no gritara y me cogió la mano. Oí un remoto tic-tac, y el peso se levantó, flotando sobre mí:
- Ven, tengo algo que enseñarte.- Dijo su voz.
Intenté coger mi sudadera, pero no podía hacerlo sin despertar a Nuria.
- Puedes patearle el estómago, que no se despertará... Hasta que vuelva a ponerlo en marcha. - Le hice caso y pasé por encima de su cama sin pisar a la pobre Nun, cogí mi sudadera-manta y miré a la sombra-bulto-volador, que estiró sus brazos (Si acaso tenía) hacia mí. No sé si lo interpreté bien o no, pero me colgué de sus brazos (Ídem del paréntesis anterior) a lo Mary Poppins y salimos flotando por la ventana. Con las luces de las farolas de 50 metros más abajo pude mirar su cara: Llevaba el pelo todavía más despeinado que de costumbre, y sus ojos adquirían mil colores con las tenues luces anaranjadas, blancas y azules. Le miré sin darme cuenta de la sonrisa de boba que se me había quedado en la cara, él se dio cuenta de lo embobada que estaba, me dedicó una sonrisita y se le subieron los colores, lo que hacía su perfecta sonrisa todavía más blanca, y me susurró:
- Deberías transformarte... Me-me estoy poniendo nervioso y... Podrían fallarme los brazos...
- Pero yo sé que no te van a fallar, Marcos... No conmigo entre ellos - susurré como respuesta, dándole un besito en la mejilla. Él... Se quedó tan embobado que le flojearon los brazos y me precipité hacia la oscuridad de la noche. Pude ver cómo se dirigía hacia mí en picado con gesto de disculpa, justo antes de que mi colgante reaccionara y me transformara.
Llevaba un calzado a medio camino entre un zapato de payaso y una zapatilla de skater de color blanco con detalles azules y con unas minúsculas alitas a ambos lados de cada pie. Unas medias de algodón blanco me subían hasta el muslo, coronadas con un borde de purpurina azul. Lo impresionante era mi traje. ¿Sabéis qué es un bustier? ¿No? Pues a ver: Coged un traje de baño de cuerpo entero, fusionadlo con un corsé medieval: Un body de palabra de honor cerrado sólo con un cordón cruzado e la espalda, que tenía en la cadera a penas 3 o 4 volantes blancos y azules para cubrir lo justo y ni un milímetro más. Eso es un bustier, y el mío era de terciopelo blanco (o algo que se le parecía) y dibujos y botones de purpurina azul. {Si seguís sin pillarlo, es como el traje de Hanon la de pichi pichi pitch pero con más blanco}.
Cuando alcé el vuelo con mis zapatos, Marcos ya había dejado de bajar y me estaba esperando:
- Nuevo cuerpo, nuevo traje... Te queda muy bien - dijo él, bastante sonrojado.
- ...Gracias. ¿A dónde vamos? - pregunté yo, como un tomate.
- ¡Sígueme! - Exclamó él antes de salir escopetado hacia abajo. sus alitas dejaban una estela dorada, así que no me costaba nada seguirle. Descendimos hasta que él decidió ponerse paralelo al... Agua. Estábamos a un metro del agua del río Miño (Existe, ¿Vale?), pasando por los ojos de los puentes y levantando una lluvia de rocío que nos empapaba los pies al pasar. Luego subimos casi verticales y aproveché para ponerme a su altura. Estábamos tan altos que no veíamos ni las líneas de la carretera, pero eso no importaba: Hacíamos piruetas, loopings, remontadas, barrenas... Era un maravilloso baile a la luz de la luna y de las brillantes estrellas. Bailando, jugando y persiguiéndonos llegamos a las afueras, jugando a un pilla pilla aéreo lleno de risas y peleas juguetonas. Yo intenté fijarme en el suelo que teníamos allá abajo, en tierra firme, pero Marcos me pilló desprevenida, me abrazó por la espalda y me pulsó la nariz, lo que (extrañamente) hizo que me des-transformara. Ambos caíamos hacia lo desconocido, pero por increíble que pareciera, ninguno de los dos movió un solo dedo. Cuando a penas estábamos a 5 metros, Marcos debió hacer algo raro-chungui-guay, porque empezamos a caer a cámara lenta, aterrizando suavemente sobre un lecho de césped.
- Podías haberme pedido que bajara, o algo así, pero ¡Noooooo! ¡Tenías que agarrarme y tirarme al vacío por segunda vez! - Dije yo con sarcasmo.
- Si no hay algo de sorpresa y tensión, te habrías dado cuenta de dónde estamos...
Y ahí estábamos. Al lado del río y envueltos en vapor. En las termas,mi lugar favorito del extrarradio (y de todo el mundo, la verdad). De noche en las termas :3
¡Chof!
- Venga, ven al agua, está calentita - dijo él, a un par de metros de mí.
- ¿Y empaparme la ropa? Estás loko, Marcusín, perdona que te lo diga - bromeé yo, descalzándome las zapatillas que me puse a todo correr antes de salir y metiendo los pies. Efectivamente, el agua estaba ARDIENDO.
- Nadie ha dicho nada de vestida, yo no veo un caga'o... - dijo la voz de Marcos un poco más allá.
- ¿Pero y si me resfrío?
- Tú eres inmune a eso, Tere...
- ¿Y si alguien nos ve?
- ¡Aquí no se ve nada, no hay farolas en 100 metros!
- ¿Y si...
- Teresa Nieto. No me obligues a ser irrespetuoso contigo y desnudarte yo
Aunque no me viera a mi misma mi a él, por la forma en que se le quebró la voz en plena frase sabía que ambos estábamos sonrojados como EN LA VIDA. Me desnudé y me metí en el agua, que debía estar a tantos grados como la edad de la duquesa de alba... ARDÍA. QUEMABA. ESO ERA ACEITE HIRVIENDO Y NO AGUA. Pero una vez se te cocía el cuerpo, era agradable ^^.
-... Hola - un hombro se pegó al mío.
- Eres maléfico, y me has coaccionado para meterme aquí.
- Pero admite que se está bien... Dijo mientras sentía que echabala cabeza hacia atrás - ...Hay luna llena, y desde aquí se ven muchas estrellas...
Miré hacia arriba, y en el cielo donde a penas 10 minutos antes habíamos danzado como pájaros, un montón de estrellas de todos los colores rodeaban la hermosa Luna, redooooonda y azulada.
- Esto hace a una sentirse en paz con el mundo - Suspiré, posando mi cabeza en su hombro.
- E-eh... ¿Y tanta confianza? Que estoy... ESTAMOS en cueros...
- ¡Marcos!
- ¿S-si?
- ¿No tenemos confianza?
- ¡No es eso! E-e-es que...
- Te quiero, Marcos. Y lo sabes. Y yo... Creía que a ti también... - dije yo, separándome de él. Pero no era yo, era... Debió ser mi instinto: El beso podría ocurrir si forzaba un poquito la situación, y el momento era tan perfecto y romántico...
- Yo... Te quiero, Teresa. Y sé que lo sabes. Y tu instinto y yo, de momento, no nos llevamos muy bien... - se disculpó él, acercándose a mi de nuevo.
Beso, beso, beso...
- Pues si me quieres, ¿Por qué no puedo ni apoyar la cabeza en tu hombro? - Beso, beso, beso... Eso era lo que decía mi instinto. Todo el rato, empeñadito que estaba.
Beso, beso, beso...
- Pues... No sé, estoy... Nervioso...
- ¿Pero por qué? - pregunté yo, mirándole a los ojos.
Beso, beso, beso...
- Pues... Porque te quiero como nunca había querido a nadie, y... Me da miedo perderte. - Ahora él también me miraba.
- Marcos... - Beso, beso, beso. Me incliné hacia él y
*Tictac-tictac*
***
Ou yeah. Por el momento no diré nada más de lo que pasó y lo que no, y sólo Nun lo sabe ^^
Volved a disculpadme errores, tamaño de letra y falta de enlaces y esas cosas :)
¡¡¡Hasta otra!!!

lunes, 1 de octubre de 2012

Decimocuarto capii, parte 1/2 (ahora queda mucho más bonito, el n°)

Por la mañana siguiente, a pesar de que la norma era "La primera que se despierte, despierta a las demás"; estábamos tan cansadas que, por primera vez, nos ganó el despertador.
- (8) Waaake uuuuuuup, it's a beauuuutiful mooooorniiiiing, Sunnyyyyyyyy... (8) - sonó mi móvil a las 7 en punto (la canción es Let's go surfing, de The Drums)
- Aaaaarg... Apaga ese trasto... - masculló mi prima, medio dormida, desde su cama.
- Voooooooy - contesté yo, casi más soñolienta que ella. Me erguí lentamente... Pero algo ahí abajo iba mal. Muy mal. REALMENTE MAL. Y por ahí abajo me refiero a mi camiseta.
-Mmm... ¿Nuria?
- ¡Que apagues esa cosa, he dicho!
- ¡¡¡NURIA!!! ¡Que es importante!
- ¿Qué andais diciendo tan importante que merece que abra los OH DIOS MÍO. OH-DIOS-MÍO. NURIA... - Chimm se había erguido, y estaba en la misma situación que yo.
- ¡¡SI NO LO APAGÁIS VOSOTRAS, IRÉ... ¿Pero qué? - se sentó sobre la cama, y se dio cuenta de que a Chim y a mí nos pasaba lo mismo que a ella: Talla 95 de busto, aproximadamente. 90-60-90. Llamadlo X. Un tío (tirando a guarro) lo llamaría paraíso. Tres chicas, tres cuerpos top model. Tres chicas, tres pares de pechotes bien puestos. Tres chicas, ningún conjunto de ropa interior asequible. Un panorama "estupendo", vamos.
- ¿Qué hacemos... Con esto? - Dijo Chimpun, señalando... Señalándose. Dejemoslo en eso.
- Hmmm... ¡Poder de la oscuridad! - y el atuendo de transformada de Nun era ropa interior de deportes. Su arma, un conjunto para chimpun.
- ¡Para que luego Marcos se haga el listo! - exclamó Chimpun, agarrando al vuelo el... Arma de Nuria.
- ¡Poder de la luz! - En mi caso, mi atuendo era la parte de abajo, y mi arma era la parte de arriba. - Para hoy, puede servir. Mañana tenemos que irnos de compras urgentes - afirmé.
Pasado el shock, desayunamos, nos pusimos el chándal del equipo (gracias al cielo que era holgado), preparamos las bolsas con la equipación, cogimos todo el hatillo electrónico (móvil, mp3, cascos y cámara), nos peinamos, calzamos y despertamos a Star, Blaze y Kool. Le di un beso a mis padres, y ya en el ascensor...
- ¿Vamos andando hasta el pabellón? - preguntó Uxía.
- Sí. Total, tenemos hora y media de bus hasta el sitio donde jugamos... - razonó Nun. De repente, el ascensor se puso a bajar sin que nadie le diera al botón. Cuando paró y la puerta se abrió...
- ¡Ho-hola! ¿Q-q-q-qué hacéis despiertos tan tem-temprano? - pregunté, roja como un tomate, y disimulando mis "Nuevas virtudes" ante los chicos.
- N-no hace falta que os tapéis... N-nosotros estamos igual - dijo Marcos, dándole al botón del bajo tras dejar entrar a su hermano. Estaban... Un poco más altos, y tenían algo más de músculo, pero nada tan exagerado como lo nuestro.
- No, chicas, ni lo penséis. Nosotros sufrimos más esto que vosotras. Lo que pasa es que lo nuesto está... más abajo - se lamentó Lucas. Eso significaba... O.O
Sonrojo general en el ascensor.
- ... No nos habéis dicho adónde vais ^^U - dijo Chimpun, tratando de romper el hielo.
- ¡Al partido, cómo no! - exclamó el mayor - Nuestros padres nos dejan, y el otro día oí a vuestro entrenador decir que había sitio libre en el bus...
- Sí, la verdad es que siempre hay sitio libre en el bus - observó Nuria
- ¿Có... cómo os las habéis arreglado vosotras c-con... la ropa interior? - preguntó Marcos, como un tomate.
- Eso no os...
- ¡Yo metí por error un conjunto de mi prima, pero ellas no llevan! - saltó Chimpun, interrumpiendo a Nuria.
- ¿¿¿¿¿QUÉEEEEEE????? - Saltó ella.
- ¡¿Y a ti quien te mada decírselo?! ¡BOCAZAS! Pues ahora en el partido me das tu ropa interior, por lista - dije yo, siguiéndole el juego: No me alegró para nada que dijera eso, pero ya le preguntaría después.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡BUEEEEEENOS DÍAS, PRIN...ce... ¿Qué os ha pasado esta noche?!!!!!!!!!! - Saltó otra de nuesras mejores amigas, Uxía (cacahuete), pegando un grito que despertó a media ciudad mientras corría hacia nosotras nada más llegamos, y refiriéndose a ya sabemos todos qué.
- Erm... Euh... ¡¡YA OS DIJE YO QUE LA LUCIÉRNAGA CON VESTIDO Y VOZ QUE SALIÓ DE LA PIZZA NOS HARÍA ALGO DEPRAVADO! - saltó Chim de nuevo (Hoy estaba inspirada).
- Bueno, tanto me importa, yo ya tengo de eso... ¿Y los rubitos estos? - preguntó, mientras su espíritu de ligar se relamía.
- Son MIS vecinos. Tú ya estás por el cani de Claudia - resolví mientras dejaba mi bolsa en la entrada y me sentaba sobre ella.
- ¡Eh! ¿Esa que está al lado de Lucía no es... - Entonces ella, dándose por aludida, dio un paso hacia la derecha para dejarse ver - ¡¡Sandra!! ¿Qué haces aquí?
- Emm... Bueno... La v-verdad es que yo... -balbució ella, roja como un tomate - Yo... Soy l-la...
- ¡Pero dilo, no es pecado!... ¿No será pecado, verdad? - inquirió Lucas.
- N-no me... miréis todos... Que m-me agobio, jo... - susurró, completamente nerviosa. Sólo estabamos nosotros 5 y ella, y ya nos conocíamos de ayer...
- ¿Te pasa algo? Ayer no estabas así...
- Bueno... Es que... Estaba... Transformada - susurró esta vez, algo más calmada.
- Hmmm... ¿Dices que cambias de personalidad al... Transformarte? - pensó Marcos en alto
- No lo dice, es que vista la situación es obvio - afirmé yo.
- Eso. Que ellos son los cerebros, Lucas el humor, y Chimpun y yo la fuerza - resumió mi prima.
- Pues... Ayer Chim... ¿Es Ch-chimpun, verdad? - preguntó. Ya no estaba nerviosa, más bien estaba pensativa - ... No parecía demasiado fuerte... - afirmó mientras sacaba la lengua y ponía los ojos en blanco: Nadie parece fuerte cuando está moribundo.
- Sí, vale, pero fue culpa suya y de que los malos esos me poseyeron -se disculpó Uxía, señalándome.
- ¡JA! ¡Tú te lo buscaste, por dejarte poseer! - rebatí yo. Ahí entramos en una pequeña pelea, que terminó con el mejor lanzamiento de manzana que hice en la vida: Se la partí en la cabeza, y accedió a perdonarme si se la podía comer. Aprovechando que entre manzanazo y grito Sandra empezó a reírse de forma menos tímida, Nun continuó:
- Aún no nos has dicho qué haces aquí...
- ¡Ah! Soy la delegada del equipo cadete femenino de balonmano ^^. Estoy titulada en primeros auxilios deportivos ¿Y vosotras?
- Jugadoras y capitana del equipo cadete femenino de balonmano, un placer - sonrió Chimpun.
- ¡NIÑAS, AL BUUUUUUUUUUUS! - Gritó Paco, nuestro entrenador y padre de Claudia (central y pivote,gran amiga mía y de Cacahuete). No tuvo que decirlo 2 veces. Chim, Nuria y yo cogimos nuestras enormes bolsas de deportes y las metimos en el maletero del autobús, con las del resto del equipo, antes de subir rápidamente a la mitad trasera del bus, donde la fiesta había comenzado: Cacahuete, Tochis (Marta-Martocha-Tocha), Yupi (Antía), Marry (María) y Claudia estaban ya buscando sus altavoces para poner el "Musicote Bus" (Compendio de canciones frikis y temazos de toda la vida que escuchamos para despertar y mentalizarnos). Nos habían dejado un buen grupo de asientos para los 6, que rápidamente nos situamos: Nuria, Chim y yo en la parte trasera con Marry y Caqui (cacahuete es muy largo, ¿Vale?), mientras que los hermanos se sentaron juntos en los asientos que más cerca quedaban. Sandra, por su parte, pidió a Ángela compartir asiento de forma tan amable que Marry supo que serían buenas amigas. Las 2 horas de viaje las pasamos haciendo tonterías con las cámaras, tonterías con la DS de Caqui, tonterías al ritmo del musicote... Y hasta hubo tiempo para bailar el Mr. Taxi con Paco (Larga historia, soberana tontería. No preguntéis). Llegamos allí a las 9, cogimos nuestras bolsas y nos condujeron hasta uno de los (maltrechos) vestuarios, en uno de aquellos diez mil (maltrechos) pasillos. Justo cuando empezamos a desnudarnos para ponernos la equipación, todas las que no se habían dado cuenta de nuestro cambio lo hicieron ahora:
- ¡Eh! Vosotras estáis más atractivas que de costumbre... - se quejó Yupi - ... No os habréis operado... ¡Es por Juan, el cadete, ¿verdad?! ¡¡¡PUES YO ME LO PEDÍ PRIMERO!!!
- Uno, Yup: A VER SI OS METÉIS TODAS EN LA CABEZA QUE NO NOS HEMOS OPERADO. Dos: ¡¡Yo por el amorfo de Juan el cadete no muevo un dedo!! - respondió Nuria con esa bordería que adquiere cuando se cabrea.
- Eso me recuerda... ¡¡¡UXÍA!!! ¿Por qué les dijiste que no llevábamos ropa interior? - grité yo esta vez, agarrándola por los hombros y zarandeándola hasta que se le deshizo el moño que llevaba.
- ¡Para que os miren durante el partido! Las tres sabemos que vosotras dos (Especialmente tú, Tesh) necesitáis que tengan bien claros sus sentimientos. Mejor dicho: Que tengan bien claro lo MUCHO que les gustáis.
- Erm... SIGUE SIN PARECERME BIEN. CUANDO TE ENAMORES TÚ, YA VERE...
- ¿Os habéis enamorado de los rubitos?
- ¿Las dos del mismo o una de cada uno?
- ¿Es por eso que os habéis desarrollado?


- ¡Nosotras os ayudaremos a conquistarles, chicas! - Saltó la voz de Marry sobre la del resto. Ahí fue cuando todas le agradecieron a Marry su gran idea y pidieron órdenes a Chimpun.
- Lo primero es impresionarles durante el partido. Vamos a hacer lo siguiente...
Nuria y yo estábamos excluídas del grupito, calzándonos las Kempa (Zapatillas antideslizantes para pista), porque según las demás "Sería más real si no sabíamos el plan".
- Me dan auténtico miedo...
- Creo que a mí me daría más miedo si en vez de conquistar chicos fuese para librarse de Ella... Realmente tenemos unas compañeras de equipo de lo más bestia.
- Rezo fervientemente por que no se les ocurra lesionarnos y desmayanos hasta necesitar un boca a boca... - opiné en un suspiro. Ahora que me daba cuenta... No me había planteado ningún beso, y cuando por fin me daba cuenta, lo único que sentía era PAVOR. ¡Yo nunca había besado a nadie! Y me gustaría que, ya que era el primero, pues que fuera romántico, a la luz de la luna, a solas... Y con Él. Ahí lo confirmé: Estaba enamorada. Tan enamorada, que quería que mi primer beso fuera suyo. Mi plan era, a partir de ahora, que Marcos me besara.
- ¿Lo hemos entendido todas? ¡Pues salgamos a calentar ya! - exclamó Chimmy ante el asentimiento de las demás.
Como siempre, estiramos, calentamos, hicimos pases, tiramos por puestos y en contraataques, hasta que el árbitro pitó la hora de empezar. Me puse en fila al lado de Nuria y Marry, como casi siempre, y caminamos todo el equipo junto hacia el medio del campo aplaudiendo. Al llegar a medio campo, nos pusimos frente a nuestras rivales. Eran grandotas, pero poco ágiles. Salimos corriendo mientras chocábamos palmas con ellas y con sus entrenadores (todo esto es el saludo inicial. Protocolo, vamos).
Entonces volvimos junto a nuestro entrenador.
- Central, Mary - comenzó, llamando a maRRy de esa forma que me ENERVA - laterales, Nuria y Chimpun. Extremos, Teresa del izquierdo y Lidia del derecho. Pivote, yupi. Os necesito mucho en defensa, salid a cortar tanto como podáis y haced tantos contraataques como os sea posible.
Tras dejar claras las posiciones, nos apretujamos en un corro e hicimos nuestro grito:
- ¡UN DOS TREEES... - resonó la voz de Chim.
- ...PABELLÓN!!! - Respondimos las demás. Las otras hicieron su grito (que no recuerdo ^^U) y el árbitro pitó el inicio del partido. Como siempre debíamos hacer, los extremos y la pivote salimos corriendo antes que las laterales y la central (que llevan el balón) a coger posiciones. Yo no tenía hueco, por lo que salí a buscar pase hacia mi lateral. Movíamos el balón con rapidez, hasta que Marry gritó "¡Teresa!". Eso significaba que yo hacía la jugada: cuando recibía balón la primera vez, lo devolvía hasta la central, que cambiaba de sentido y lo mandaba de vuelta a chimpun. Esta se adelantaba como para tirar, mientras yo corría hacia ella. Pasando rápidamente por detrás, recogí el balón que me pasó (Se llama hacer un cruce, lo de pasar por detras y coger el balón), di tres pasos, y salté. Pero algo volvía a ir mal...O no. Yo como máximo saltaba 20 o 30 centímetros, pero en aquel momento flotaba a metro y medio del suelo. No me paré a pensarlo, apunté abajo y tiré. Con tanta fuerza (que no tenía) que la portera lo intentó parar con el brazo y el balón se lo torció, entrando en la portería y abriendo el marcador.
- ¡Buenísima, Tere! - me gritó Chimpun - Creo que lo de la ropa interior afecta... ¡Pero mola!
Nos tocaba defender. La pivote... Era como Obélix, pero en gordo. Haceros una idea. Era un tonel relleno de arena, e imposible de mover... Menos para Nuria. Cuando ésta recibió balón, mi prima la cubrió con tal velocidad que no pudimos decir "falete" antes de que lo cogiera, saliera corriendo y marcara un contraataque digno de ASOBAL. 2-0, y en un minuto.
A la hora del ataque, empezamos a improvisar cruces, dejadas (balón lanzado hacia arriba para que otra se lance a cogerlo), toda clase de pases y hasta FLIES (una salta para tirar, le pasa a otra que ya está en el aire y ésta tira).
---*---*---*---*---*
Primer cacho terminado, el segundo está casi casi. Esto está publicado desde el móvil, así que disculpadme tildes, pequeñas confusiones de letras, puntos en vez de espacio, tamaño de letra y que no os pusiera el link de la canción. Mañana si puedo lo corrijo todo desde el PC ^^.
¡¡¡ByeBye X3!!!

 (Vale, no es de este blog, pero me encanta la firma X3)