cuántas veces se ha entrado en este blog???

sábado, 29 de septiembre de 2012

Decimotercer capii (Por fin uno normalito ^^U)

Poco después de las 7:30 llegamos a mi casa cansadas, sudadas, con los músculos más tensos que las cuerdas de un ukelele y cara de muertas. Yo me lancé de cabeza a mi cama, descolgándome por el camino la mochila con la ropa sucia.
- Aj, ojalá hoy pudiéramos descansar... - Suspiró mi prima tras dejarse caer en el puf.
- ¡Qué pena que no queráis pelear! - bromeó Lucas desde el patio, oyéndonos a través de la ventana - Eh,  blanduchas, estáis a tiempo de renunciar a vuestros amuletos y ya buscaremos nosotros otras dos compañ...
- ¡Y una mie**a flotante en vinagre de módena! ¿Qué estrategia hay, Marcus? - Dijo mi prima poniéndose en pie como una estaca y asomándose a la ventana

- Somos 4 contra 2, no debería ser muy complicado...Pero en principio, el ataque físico aprovecha nuestra ventaja...
- ¡Oye, Marcos!... ¿La inteligencia la guardas en la cabeza o en los ricitos? - preguntó Nun, toda extrañada.
- Mmm... Algún dia lo comprobaré - Contesto él con una sonrisa. Todos reímos, yo creo que fui la que más: Por fin empezaban a dejar de picarse ^^.
- ¿Has dicho 4? ¿Eso es que Ping pong viene? - preguntó Lucas
- ES... CHIN... ¡¡¡¡¡¡PUUUUM!!!!!! - Exclamó Uxía transformada, saltando hábilmente por la ventana para darle un buen puñetazo en la cara.
- Se queda a dormir porque mañana tenemos partido,cuadra que es festivo ^^U - Expliqué a Marcos mientras cargaba con su hermano inconsciente.

- ¡Perfecto! Nosotros dos montaremos guardia, imagino que oiréis los golpes y crujidos si tenemos que defendernos... - Resolvió él.
- ¡Mejor nos transformamos para dormir! Esta de aquí podría dormir plácidamente durante un ataque biológico en masa... - suspiró Nuria señalándome. Espera... ¿YO? ¡SI LA QUE RONCABA ERA ELLA!
- Bueno... No diré nada porque sé que no quieres que tu querido novio o como lo llames tú se lleve una mala impresión de ti ^^ - observé yo, sabiendo que LE PONE MALA que hable de amor,  menos de SU amor.
- ¿¿NOVIOS?? ¿Entonces Gonzalo acertó? ¿Los brazaletes eran para eso? ¡Anoche saliste de casa! - exclamó Marcos, zarandeando a su hermano (De aspecto muerto)
- Gñññ... ¡¡¡DÉJAME UN RATO EN PAZ O CONVIERTO TUS PARTES VIRILES EN UNAS FEMENINAS!!! - gruñó Lucas, sangrando por la boca al hablar.
- ¡ARG! ¡TÁPATE LAS HERIDAS, DIOS! ¿Tú pretendes pelear en este estado? - Dije yo, bajando de un salto a la terraza (Me sorprendí a mi misma aterrizando entera).
- Pues claro. Para una vez que puedo pelear, voy a hacerlo aunque me muera *cof* *cof* - sonrió, dejando un bonito charco sangriento en el embaldosado. 
- Anda, hermanito, vamos adentro a arreglarte antes de que te vea mamá - dijo Marcos, cogiendo a su chorreante hermano como a un saco de patatas - Y... Uxi... Sube al cuarto antes de que noten tu ausencia, y guárdate esos puñetazos para el otro bando - Añadió antes de entrar en su casa. 
- ¡¡¡¡¡SITIO!!!!! - Oímos, justo antes de que un pie descalzo se metiera por mi ventana,seguido de una pierna, un mono corto de leopardo y unos rizos negros. 
- Chimm... Me gusta tu look de transforma... 
 - Niñas, nosotros nos vamos ya, queda la casa a vuestro cuidado. Portaos bien, ¿Vale? - me cortó mi madre, asomando la cabeza por la puerta - sobre el microondas hay dinero para una pizza, pedidla pronto y no os vayáis muy tarde a la cama, ¿De acuerdo? 
 - Sí, tía Euge - asintió Nuria, tirándose entre los peluches de mi cama. 
 - ¡Bueh! No prendáis fuego a lo que no sea necesario, si hacéis botellón que sea con agua del grifo, y si traéis chicos que no se acerquen a mi cuarto de baño - añadió mi padre, tirando de mi madre hacia el portal - portaos bien, niñas. Y a los vecinos esos... ¡Uxi! ¿Donde esta uxi? - preguntó mi padre, resaltando ser el único padre que la llamaba así. 
 - Bajo los peluches... - Dijo un cojín ovalado estampado de leopardo. 
 - ¡Ah! Pues si vienen, mi mujer tiene escondida mi espada medieval, creo que está en...  
- ¡Emilio, vámonos ya! - apremió mi madre. - ¡adiós, niñas!
 - ¡Chao ^^!
  - UUUUUUF, POR POCO... - Dijo Uxía, saliendo de entre mis peluches cuando oyó la puerta cerrarse.
- JAJAJAJAJAJAJA, por poco me da algo cuando veo hablar a tu culo - rió Nun.
- Sí, a mi también... - asentí, sonriente.
- Venga, ponte normal y vamos a ducharnos.
- Vale, pero como TERESA es la anfitriona, se ducha ella primero y pide TERESA la pizza mientras tú, Nuria y yo, Chimpun nos duchamos con el gel de Pingu de TERESA...
- Vale, vale, lo he pillado, deja de resaltar mi nombre... ¿Qué pizza queréis? Hay un imán de PlasmaPizza (plagio 0%, ehh?) en la nevera con todos los tipos de ¡¡¡CHIUUUUN!!! - Oía las discusiones de pizza en la cocina mientras me encaminaba al baño, ponía la radio, me duchaba con Candy - Robbie Williams de fondo, y justo cuando salía, entraron las otras dos, con sus respectivos pijamas:
- Tenemos un problema, es que Nuri quiere la de 4 quesos y yo la Barbacoa... ¿Cómo hacemos? - preguntó nuestra capitana, con el tono de "asunto de vida o muerte".
- Que yo sepa hay promoción de 2x1 en pizzas familiares, se pide una de cada una y pista ^^ - sugerí con el pijama puesto, una cinta de pelo y mis 4 cremas de tratamiento acneico entre los brazos - Y lo que sobre, a la nevera y lo tomamos de tentempié nocturno... La pizza fría después de una batalla debe saber a gloria...
- ¡¡¡TENTEMPIÉ NOCTURNO!!! ¡MI FAVORITO! - canturreó Nuria bajo la ducha.
- ¡Perfecto! Aunque lo mejor de pedir una pizza siempre es...
- ¡EL REPARTIDOR! - terminamos las 3 al unísono. Chim tenía razón, el repartidor es divertidísimo, siempre apostamos a ver si es guapo, joven, delgado o todo lo contrario.
Cuando terminé con mis (dichosas) cremitas, fui al salón con Nuria, para que fuera poniendo la wii mientras yo pedía las pizzas. Tuvimos una pequeña guerra con los complementos que últimamente teníamos casi siempre con la telefonista, pero logré resistirme a darle una paliza telefónica. Para cuando acabé de decirle a la tía todo lo que NO quería, Chimpun llegaba con 6 platos, 3 vasos, 2 cuencos y 2 cuchillos para pizza.
- ¡Qué bien que los trajiste! ¿Te costó encontrarlos? - pregunté, sorprendida: Un poco por el exceso de platos y cuencos, y otro poco porque Uxía a penas se manejab en mi cocina, y que lo hubiese traido todo era un gran avance...
- Kool me ayudó ^^...
- ¿Kool? - ¡Mi guardián! No me digáis que no os lo presenté - dijo poniéndose de espaldas, donde un pequeño Koala de pelaje plateado se mantenía agarrado a su ama. - Anda, Kooly, baja y preséntate - Dijo ella.
- ¡Huolas! Me llamo Kool y soy el defensor de los animales. Hace 1000 generaciones me llamaba Manfred y era un vendedor de frutas alemán, pero desde que probé esas "cookies" y esas "hamburguesas", he descubierto la buena ama que tengo ^^
- Erm... Chim... ¿Es saludable darle a un animal herbívoro tanta comida basura? ^^Uu... - preguntó Nuri.
- Es un humano, no le afecta como a un koala... Y además, ES TAN MONO QUE NO LE PUEDO NEGAR NADA *w*
- Hmmm... ¿Y Star y Blaze dónde están? - me pregunté en alto. No me había dado cuenta de que ellas también eran humanas y tenían que comer...
- Si todavía no oís los cristales es que están bien - dijo Kool como si nada.
- ¿Oír...
- ...Cristales?
- Cuando el otro día os dije que no hablarais a la vez olvidé comentas que acabar las frases de la otra es casi PEOR. Y lo de los cristales me lo contó cuando se cayó por el váter y le tuve que rastrear por las cloacas anoche...
- Demasiado pequeño para un inodoro moderno. Me lo tuve que apuntar...
- Si vuestro guardián corre peligro os avisa por ondas mágicas, y dentro de vuestra cabeza empezais a oir ruido de cristales rompiéndose. Esos ruidos se hacen más fuertes cuanto más os acerquéis a vuestra mascota.
- Entonces, si ellos nos pueden mandar ondas mágicas, ¿Nosotras también? - pregunté.
- Sí, pero es agotador mandarlas, y necesitamos energía para pelear. Seguro que bajaron con los chicos o salieron a pasear por ahí, volverán enseguida - Dijo Uxía abriendo una ventana - Pero es importante que tengan algún sitio por el que volver...
 Y sonó el timbre, el repartidor era alto, MUSCULOSO Y GUAPO. Primera vez que ganaba la apuesta, me llevé los dos trozos de pizza con más ingredientes como premio, y pude escoger el juego de la wii. Nuria nos apalizó al Wii Sports Resort, pero al final unimos fuerzas en el wii party y logramos vencer ^^. Tuvimos un par de charlas tipo adolescentes, y nos fuimos a la cama, cuando Nuria nos despertó con lágrimas en los ojos.
- ¡¡Bajemos ya!! He oído cristales romperse y no permitiré que toquen a Blaze.
Obedecimos, nos transformamos las 3 y saltamos por la ventana. No, no estaba Blaze, pero sí estaban Ella, Marcos y la chica del recreo. Mientras ella volaba con unas alas granates que goteaban un líquido rojo y un vestidito rojo sangre con zapatillas de bailarina que se sujetaban a sus pálidas pantorrillas con unos lazos cruzados, Samuel y la otra chica flotaban con unas pequeñas alitas negras en los pies. Samu iba vestido como siempre, pero la chica llevaba... unas tiras de charol negro enroscadas por el cuerpo, tapando lo justo y poco más. Cuando miramos hacia la puerta del patio, lo vimos: El cristal de la estaba roto, había sido un truco.
- Vaya, vaya... veo que tenéis una aliada... Animales, ¿Verdad? Aquí os presento, por orden de poder, a Tinieblas - Sonrió Ella mostrando sus relucientes colmillos mientras señalaba a Samu, que empuñaba un bastón rodeado de aros flotantes con mucha elegancia - Sangre - continuó, girando sobre si misma, sin llevar aparentemente ningún arma - Y Muerte. Lidia, para los amigos - La chica nos dedicó una sonrisa tan sincera que parecía ajena a la enemistad mágica que teníamos, mientras saludaba con su mano izquierda, en la que llevaba un guante sin dedos negro; posiblmente su arma - Veo que sois... ¿Qué sois? ¿Las patéticas gemelas daltónicas? - rió con Lidia, refiriéndose a nuestros...
¿Y NUESTROS TRAJES A LO PRETTY CURE CON BATES DE PINCHOS? Ya estaba Nuria otra vez retocando apariencias ¬¬. Llevábamos el pelo largo por las caderas, y una camiseta y unos leggins rematados con converse, los suyos negros y los míos blancos. Por armas, llevábamos un bolígrafo y un lápiz.
- Puedes llamarlas "Sim...
- ...plemente superiores", por favor - Gritó Lucas atravesando lo poco que quedaba de cristal en la puerta. No llevaba ropa normal, iba vestido de juglar medieval, pero con colores flúor y metalizados, y con un arco hecho de cubos de cristal al hombro, con carcaj de cristal y todo. Chim se quedó impresionada porque el IDIOTA DEL HERMANO del niño listo que le gustaba a su amiga Teresa había terminado SU PROPIA FRASE vacilante. - Bastante épico, Cubitos - sonrió Uxía, atrayéndolo a donde estábamos alineadas nosotras con un gesto de la cabeza.
- Lo siento Chim, por cortarte en plena frase, pero me toca entrar en escena a mí - gritó Marcos, abriendo la puerta de un espadazo - Bah, luego la arreglo. Me dio un vuelco el corazón, parecía un héroe de anime: llevaba una camiseta blanca grande, con los bordes negros y un círculo plateado en medio. En el hombro y la manga izquierda tenía un 1 y un 2, y en el lado derecho un 11 y un 10. llevaba unos guantes sin dedos con el 3 y el 9. Sus bermudas anchas, también plateadas, tenían un bolsillo en la pernera de donde asomaban Queer y Carl, y llevaba en la izquierda y la derecha un 4 y un 7, respectivamente. Llevaba también unas zapatillas estilo skater con un 5 y un 6. Lo mejor era la espada: Blandía una manecilla de reloj, pero su empuñadura era extraña: formaba un ( | ), y sujetaba la barra de en medio. la arandela que rodeaba la barra estaba llena de números pequeñitos que no pude ver bien. Sólo Nuria y yo parecíamos gente.
- ¡Tesh! ¡Ahora! - Me gritó mi prima. Como por acto reflejo, ambas dimos un mortal hacia atrás a la vez, mientras en el aire una luz azul y otra roja nos envolvían a cada una. Al volver a caer, llevábamos nuestros vestidos de cintura abombada y nuestros bates.
- Nos presentamos Tiempo, Espacio, Oscuridad, Luz y Fauna... - comenzó Nuria.
- ... Para apalizaros con mucho gusto - terminé yo. No tuvimos tiempo para asimilarlo. En menos de lo que se tarda n decirlo, Samu hizo un gesto con su báculo, que hizo que me empezara a marear. El dolor de cabeza era tan insoportable que no pude evitar caer de rodillas al suelo, cerrando los ojos a cal y canto. No dejaba de oír un horrible ruido que me repetía que me rindiera. Era un ruido espantoso, una mezcla de risas amargas y ruido de cristales rotos que se superponían creando la voz de Samuel,cada vez más fuerte,hasta que...
- ¡¡Para ya de atormentarles!! ¡Tu poder de las pesadillas no me afecta! - gritó una voz. Esa voz eran risas, cantos, los tintineos de nuestras armas al chocar y las carcajadas jadeantes de la despedida al final de un entrenamiento de batalla. Era la voz de Lucas.
El ruido disminuyó un poco, pude abrir un ojo, y pude ver a Lucas de pie, firme, imbuido de una luz dorada, mientras tensaba rápidamente una flecha, que salía disparada hacia Samu, clavándose en su mano... O eso parecía.
- Has fallado, Espacio - Dijo Sam con un deje de bordería en la voz - entre dedo y dedo... - añadió abriendo su mano, para mostrar la flecha hundida en el báculo de Samuel.
- ¿Fallado? ¡Eso es lo que tú crees! - rebatió él. Con un rápido cerrar de su puño, el báculo estalló en trocitos de cristal, y hacieendo cesar del todo aquel infierno sonoro - Reducir el espacio a nada. Eso es mi parte favorita del poder.
- Esto no se va a acabar así por las buenas - Gritó alegremente Lidia - ¡Cuchillos,a mí! - invocó, con su guantelete en alto. Una densa nube negra con brillos violetas la envolvió, y se concentró en cientos de cuchillos negros que apuntaban hacia nosotros.
Rápidamente Fauna, Tiempo y Espacio se cubrieron con sus escudos, pero Nuria y yo (Es mi prima, siempre la llamaré por su nombre) tuvimos que esquivarlos. Aunque lo intentamos, más de uno no rozó y unos cuantos se nos clavaron enteros, hasta a nuestros compañeros les afectó ese ataque.
- ¡Ahora veréis mi parte favorita del poder de la sangre! - gritó Ella, por encima de nuestros jadeos y nuestros quejidos. Y cantó, un mi bemol alto, que hizo brillar sus colmillos a penas un segundo antes de que todas nuestras heridas comenzasen a sangrar a chorro. LITERALMENTE. En menos de 5 segundos el patio estaba inundado con 10 centimetros de sangre y nosotros, más pálidos que la luna llena que se veía hoy. Sentía que iba a ser mi última luna mientras caía hundiéndome en mi sangre y la de mis amigos, cuando...
- No... Venceré... Ante este... ¡¡¡PITUFO!!! - Con la poca sangre que le quedaba, Marcos hundió su espada en la baldosa, bajo la sangre. Giró la barra de su empuñadura 90°, y gritó -... ¡¡¡TIEMPO!!! Restaura la heridas de los que pisamos tu suelo... Una luz cegadora envolvió el patio
- ¡¡¡¡¡NOOOOOOOO!!!!! - Oí a Ella mientras notaba cómo la sangre rebobinaba y volvía a mi cuerpo, primero gotitas dispersas, luego chorros completos de sangre más clara y más oscura: La sangre se clasificaba de nuevo para volver a sus cuerpos. Cuando la luz se atenuó, estábamos de nuevo, de pie. Con las heridas de los cuchillos, pero de pie, y vivos. - ...¿C-c-c-c-c-cómo os ha-habéis salvado? ¡Es imposible! - Ella se retorcía de rabia - Se acabó. Vamos a ir A LO BESTIA, CHICOS.
Mientras Samu, que había recuperado su báculo, comenzaba a producir ondas (Poco útiles, porque nadie parecía sufrir), Lidia creó con sus manos una enorme nube... Que dirigió rápidamente a Fauna. - ¡¡¡¡¡¡¡CHIMPUN, NO!!!!!!! - Gritó la desgarrada voz de mi prima. - Es una elegida, pero es humana al fin y al cabo, y no os debe lealtad - Ella sonreía, mientras sacaba un flautín de plata... De su propia garganta. Esa mezcla de náuseas, miedo y rabia por la suerte de mi amiga se sustituyeron rápidamente por desconcierto. 3 notas de flautín atravesaron el aire, pero no solo eso. Esas notas atravesaron la nube negra, la cabeza de Uxía y todos sus pensamientos. "Sangre, obedece a tu dueña y destruye al que se interponga a nosotros" Decían. Las ondas de Sam le susurraban el tremendo peligo que corrían sus amigos, y que debía liberarles de ese peligro acabando con ellos. La nube aspiraba sus esperanzas lentamente, quitándole toda oportunidad a su sentido común de actuar.
- Destruir a mis amigos. Eso debo hacer. Eso es mi deber - la nube se disipó, y ante la atónita e impotente mirada de nuestro bando, Ella le ordenaba atacar con tan sólo una nota más. Si era complicado luchar contra mis compañeros de clase (A Ella la tenía cruzada, pero técnicamente Sam no me había hecho nada, y a Lidia ni la conocía [Y me parecía simpática, quieras que no]), imaginaos contra mi capitana. Su voz, antes alegre, ahora estaba vacía de sentimientos, y nos decía frases inconexas, carentes de sentido, de final y de piedad
- No huyáis, mi sangre tan sólo es negra... nada más que un par de cuchillos en mi mente... Debéis morir, mi lanza lo sabe... - murmuraba entre estocada y estocada. Nosotros éramos 4, pero no podíamos defendernos porque le haríamos daño. Fauna nos duplicaba en fuerza y nos triplicaba en velocidad; sólo podíamos esquivarla, y a duras penas. No soportaba verla así, pero cada lágrima que salía de mis ojos era convertida en una sangijuela o una araña con un simple pestañeo suyo. Ese dolor era lo último que habría podido esperar un mes antes. Ese dolor físico, mental y emocional. Era tan triste... Tan negro... Tan vacío de esperanza... Pero mi mente me traicionó. La tristeza y la multitud de bichos en mi cara me impidió prevenirlo: Una de mis mejores amigas me había inmovilizado en el suelo, clavando sus rodillas en mis hombros y alzando con ominosidad su lanza sobre mi pecho, mientras la maligna risa de Ella se mezclaba con los aplausos de Samuel ante los fallidos intentos de mis compañeros por separarnos. Lidia se enjugaba las lágrimas con el guante, sin ni siquiera moverse del sitio, como quien está viendo una película emocionante.
- ¡¡SÓLO QUEDA UNA ESPERANZA, Y YO NO SOY TRASCENDENTE EN COMPARACIÓN!! Primas de sangre, gemelas de... Poder - justo cuando la lanza iba a atravesarme, algo se interpuso entre mi muerte y yo.
- ¡LUCAS!
Mientras Marcos intentaba encerrar a Fauna en un orbe de tiempo detenido (un campo de fuerza dentro del que no existía el transcurso del tiempo, cosas de listos ¬¬) y nos defendía a los demás del trío horror, Nuria le cogía la mano a su novio moribundo.
- *cof cof* Nuria... Mi Nunii... Dime *cof* una cosa...
- Lo que sea, Lucas, te diré lo que quieras - susurró ella entre lágrimas.
- ¿... Qué *cof* le... *cof cof* dice...
- Continúa...
- ¿...Qué le *cof cof* dice un *cof* pollo a otro pollo *cof cof cof*?
- ¿Pero qué...? - Contesta *cof cof*...
- No... No lo sé - sollozó ella, confundida
- Necesitamos... Apoyo *cof* jajaja *cof cof* jajaja *cof*¿Lo pillas? *cof* ¡A pollo! *cof* - Fue lo último que pudo decir. Se lo llevó. Ese dios al que buscábamos se lo llevó al banquillo. Él ya no volvería a jugar este diabólico ajedrez.
- ¡LUCAS! ¡NO! ¡NOOOOOOOOOO! - El llanto de Nuria me hizo despertar de mi shock: Me quité los bichos de la cara con un malabar de mi bate, y fui con Marcos.
Esto no era real. En la realidad Lucas no moriría, esta noche se habían olvidado de venir, o se habían rendido... No era real. Por eso iba a hacer lo que estaba haciendo. Había que acabar esa batalla, entonces despertaría y sería objeto de los vaciles matutinos de Lucas, por tonta. Por soñar estupideces. Por eso estaba corriendo hacia Marcos. Por eso le aparté y le ordené defender a Nuria del trío con un grito que ni yo misma oí. Por eso hundí el bate, manchándolo de granate, en ese mono de piel, atravesando lo que protegía. Por eso lo último que oí de mi capitana fue el ruido de un cristal roto al chocar inerte contra el suelo. Por eso desperté.
Acababa de matar. Lo que comenzó como un sueño se volvió como una pesadilla, por eso esta pesadilla iba a ser infinita. Porque era real. Porque Dios me escogió para esto.
- No te derrumbes. Recuerda lo que has venido a hacer. Eres la luz, puedes iluminarlos, puedes hacerlo... Yo lo hice en mi momento, hazlo y despertarás - dijo un tintineo. Dijo ese tintineo. Me lo dijo mi tintineo. Mi colgante. Mi estrella. Star no podía hablar, pero sus ondas sí:
- Únete a Nuria y despiértalos a todos. Despierta a los eternos dormidos, despierta al Tiempo de sus propias tinieblas, y recuerda la frase del chico-joker: Sólo queda una esperanza, y sois vosotras dos.
Bajo la lluvia que había comenzado hace ya mucho tiempo, me erguí. Caminé impasible hacia Nuria. Más que eso, iba... Sonriente. Ahora que sabía lo que tenía que hacer, sabía que podía. Que podíamos. - Nuria... Te necesito.
- Olvídalo, ya hemos perdido. No puedo continuar... - Si quieres que vuelva, y que se sienta orgulloso de ti... Tienes que venir aquí conmigo y hacer que no haya muerto para nada. Te prometo que si lo haces, volverá.
- ¿De qué me sirven tus promesas cuando me falta todo? Mis padres están lejos, muy lejos. El primer chico del que me he enamorado ha muerto a manos de mi segunda mejor amiga, y esta, a manos tuyas. ¿Qué me queda? ¿Por quién lucho ahora?
- ¿No está claro? Hay alguien a quien debes recuperar, alguien que espera que le rescates... Y ambas sabemos quién es...
- ... M-m-m-m-mandarina...Chan. Juré que la vengaría...
- Arriba... Hermanita - dije, ayudándola a levntarse y moviendo su mano hacia su medallón. - Rápido, a Marcos no le queda mucho, y es nuestra última esperanza de resurrección...
Y ahí lo hicimos. Juntamos los medallones. Dejé de percibir mi cuerpo, sólo sentía a Nuria a mi lado. "¿Qué hacemos ahora?" Me pregunté. "Pedirle al Eclipse lo que queremos,como hace Ella con la sangre", me respondí. O Nuria respondió, no sé. Entonces éramos una y el mundo no importaba. "Eclipse... Queremos a Mandarina-chan... Y queremos que esté sana... Y queremos que Star y Blaze vengan"
- Mandarina-chan.
 "Esa voz..." "Era el Eclipse. Noto que nos movemos" "Abre los ojos, Nuria"
- ¿Qué...?
 estábamos sentadas en el suelo, como los indios, cogidas de las manos. A un lado, todo era oscuridad. Al otro... Una enorme pantalla era el exterior, desde el que veíamos las siluetas de unas manos soltar rayos y vórtices de energía que lo iban destruyendo todo, mientras Nuria, ahora de pie, indicaba dónde buscar a aquella fruta.
- Nuria, deja de destruir el edificio, Ella la lleva en la espalda. - dije a mi compañera, para que dejara de masacrar mi casa - ¡Eclipse! ¡Acaba con el horror que causaron esos tres y devuélvenos al fruto inocente! - espeté. Así porque sí, cuando nos dirigíamos al eclipse lo hacíamos con poetismos.
Nada más terminé de formular mi petición nos elevamos del suelo, y Eclipse la emprendió a explosiones, puñetazos, patadas y rayos con ellos, hasta que...
- ¡HABÉIS GANADO ESTA VEZ! ¡RETIRADA! Ahora, intentad recuperar a vuestros amiguitos... - rió Ella entre el arrepentimiento y el orgullo, mientras ella y sus compañeros s desvanecían en el aire, dejando una pequeña fruta.
- Objetivo cumplido. Aborten el Eclipse.
- Nuria... ¿eso es que tenemos que deshacer esto?
- Sí. Bastará con que caminemos hacia donde lo oscuro.
Lo hicimos, parpadeamos mientras corríamos hacia delante, y ante nuestros ojos, entre aquella masacre, donde todos nuestros compañeros se habían ido, sólo había caos y destrucción. Todavía había sangre, aunque Kool, Queer y Carl estaban allí todavía, cuidando de sus guardianes en vano. Me acerqué llorosa a Marcos, que yacía boca abajo en medio de los cuchillos. Me arrodillé, lo posé en mi regazo y le tomé la mano. Ni siquiera me había podido declarar.
-Marcos se ha ido, Nuria.
- Falso.
- ¿Quién ha dicho eso? - Preguntó mi prima, levantando la mirada del cuerpo de Lucas.
- ¡Aquí, en el alféizar!

Efectivamente, sobre el alféizar de mi ventana estaba sentada una chica. Una elegida. Vestía un vestido verde, rodeado de flores y con unas largas chorreras en la parte de atrás. Calzaba unas babuchas color hierba, como su largo pelo dividido en dos trenzas. Sobre ella, Star, Blaze y el Happiny que vi aquella mañana en el patio. Nuestras mascotas bajaron corriendo a estrellarse contra nosotras (Se interpreta como un abrazo), mientras la misteriosa peliverde bajaba de un salto, sujetando a su Happiny sobre su cabeza.
- Me llamo Sandra, enfermera mágica... O elegida de las plantas, según la teoría de la GDG. Estas estrellitas se empeñaron en que tenía que arreglar a vuestro equipo, pero como yo no hablo estrello, pues complicado ¬¬.
- ¡Sí, es que menos ellas dos, que son las dueñas, nadie entiende estrello por aquí!
- ¡¡¡LUCAS!!! ¿ESTÁS VIVO?
- Mirad... por mucho que nos disparen, pinchen, atraviesen, desangren o envejezcan, si lo ha hecho un guardián y nosotros lo somos, no podemos morir. Están todos vivos, sólo un poco desmayados. Por eso tengo que arreglaros...
- Dios... Sandra... ¡¡¡GRACIAS!!! - Grité yo, tirándome a sus brazos: Era un milagro, con todas las letras.
- Sí, sí, vale, rubita... Muy contenta. Soy genial y todo lo que quieras, pero necesito que los pongáis boca arriba y bien pegados para poder darles con el RR - Dijo ella, con una sonrisita orgullosa.
- Me llamo Teresa, ¿Eh?
- Soy realmente mala para los nombres. El pelo lo memorizo mejor.
- ¿Qué es el RR? - Preguntó Nuria, arrastrando a Lucas y Chimpun para pegarlos a Marcos.
- Rayo Reconstituyente - Susurró ella, poniéndose las manos sobre el pecho. Éstas se iluminaron con una luz, que oscilaba entre el dorado y el verde, y que se proyectó en un foco, tan brillante que Nuria y yo tuvimos que cerrar los ojos, y que sólo iluminaba a los 3 heridos. - Arriba, dormilones, o tendré que despertaros con la TT
- ¿...Q-qué es... la TT? - Preguntó la débil voz de Chimpun.
- Tortura de Tortazos. Onditas morenas, túmbate que tu agujero pillaba un pulmón y necesitas un RR.
- ...Tienes... Un serio problema... Con los nombres de iniciales iguales.
- ¿Y A TÍ QUIÉN TE MANDA CRITICAR MI RELÁMPAGO REGENERADOR, RICITOS LISTOS? - Realmente se le daba bien ponerle nombres al pelo, aunque... Era algo... Excitable.
- Vale, vale, me callo...
- Relámpago... ¡REGENERADOR! - Ahí una luz azul nos cegó hasta con los párpados cerrados, mientras sonaban truenos cerca de nosotras, y el zumbido de una electrocución. A los 2 minutos cesó, y la luz... Bueno, sentimos que la luz desaparecía, porque estábamos medio ciegas.
- ¡Ya está! La próxima vez, combatiré a vuestro lado. Tengo razones para unirme a vosotros.
- ¿Ah, sí? ¿Cuáles? ¿Mi carisma y belleza? - Preguntó Lucas, poniéndose en pie de un salto, y cogiendo de la mano a Chimm para ayudarla a levantarse.
- No. Que ya me he aprendido vuestro pelo y que tengo curiosidad por ver cómo arregláis el edificio agrietado de ahí.
- ...¡¡¡¡¡¡¡MI CASA!!!!!!!! - Marcos corrió a clavarle la espada, le dio un par de vueltas completas a la empuñadura y... ¡Tachán! Como nueva. Nos destranformamos todos, y vimos que el pelo de Sandra era castaño oscuro, entre el de Nun y el negro.
- Bueno, era visto. Conque el rubito listo es el tiempo, el rubito gracioso es... El espacio, por lógica. Las onditas morenas es la Fauna... Y Nuria y Teresa son Oscuridad y Luz.
- ¿A ellas las llamas por el nombre? ¡INJUSTICIA *jum*!
Y así, entre presentaciones, bromas y vaciles, aquella noche nos fuimos todos a dormir con el buen sabor de boca de la victoria, la amistad... ¡Y del tentempié nocturno!
***************
¡Hale! ¡AL QUE SE QUEJE LE DOY CON MI MM O MI AA! (Martillazo mortífero y... Ave Asesina. Hale. Más armas para Sandra) Espero que os haya gustado el capii porque me lo he currado muchísimo, esto se podía haber dividido en dos, pero es que ese suspense sería ¡Demasiado cruel! Bueno. Eso. Hasta otro día en el que me apetezca seguir. Que he cumplido, no hace ni una semana que publiqué la OVA de 4E y el anterior capii de aquí.
¡¡¡Hasta otra!!!

 

sábado, 1 de septiembre de 2012

Duodécimo (Chungo, eh?) Capii:

Lo de la poesía fue un golpe bajo, que Samu en matemáticas dejara a Marcos quedar fatal (una ecuación con trampa) ya era bastante, ¡¡Pero lograr dejar mal a Lucas en ciudadanía era MATERIALMENTE IMPOSIBLE!! Lo malo es que él no sabe llevar un debate, por muy buen ciudadano que sea. Estábamos los 3 furiosos, pero nos quedaba el consuelo de que Nuria era absolutamente (ABSOLUTAMENTE, repito) imposible de enfurecer. Ya en el recreo...
- Y mirad que yo soy amable, mirad que me trago mi ira, pero... ¡¡¡PERO ES QUE LOS TENGO MÁS CUZADOS QUE LOS TIRANTES DEL SUJETADOR!!!... ¿Veis? Esa parejita me pone mala, yo nunca digo esas cosas - exploté yo en cuanto esuvimos un poco solos.
- ¡Esa ecuación no era lógica! Las mentes humanas corrientes no tienen en cuenta esas variables que puso en mi contra! ¡ESO SOLO LO SABEN LOS PRIVILEGIADOS QUE OBTUVIERON UN FRAGMENTO DEL CEREBRO DE DIOS! ¡¡¡¿¿¿CÓMO SE ATREVIÓ A DECIR ESO EN LA CLASE???!!! - Marcos estaba que se tiraba de los pelos.
- Veeenga, no os pongáis así... Lo mejor será que paséis de esa pseudo-pitufa de aire elegante y de su novioyordomo emo. ¡Haced como yo y relajaros! - ofreció Nuria, intentando calmarnos.
- ¡Sí, nu, para ti es fácil decirlo: A ti no te consideran un peligro público por su culpa! OS JURO QUE SI LLEGA A ESTAR PERMITIDO MATAR EN ESTA GUERRA,... No, no puedo ni amenazar a una chica... Sería poco correcto... - El pobre Lucas estaba confuso, su cerebro no daba para mucho más. El poco rato que tuvimos a solas en ese banco del patio al cálido sol de septiembre se vió interrumpido por Ella, Samu y su séquito de chicas sin personalidad:
- ¡Vaya, chicas! Mirad quiénes están aquí: los hermanos Suárez (el tonto y el malote) y las otras dos que les acompañan! Vaya grupito más... Pintoresco - Dijo, haciendo reír a su séquito. Me di cuenta de que Samuel todavía no había sonreído una sola vez.
- ¡Mira tú! Enanella se pone insultante... Oye, qué pedazo insulto lo de pintoresco, ¿eh? Seguro que tu mamá está orgullosa de que sepas decir una palabra así a tu edad sin atascarte en la mitad... - observó Marcos sin inmutarse.
- Soy más alto que Ella, Ella, Ella, eh eh eh... - canturreó Lucas en voz baja, haciéndonos reír a Nuria y a mí.
- Bueno, prefiero ser pequeña antes que formar parte de semejante puñado de frikis...

- Mira, pitufina, deja de molestar como si fueras superior porque si te sigues portando mal te dejaremos sin merienda. ¿Ok? - Antes de que pudiera rematarla, alguien a mi espalda lo hizo por nosotros: Gon. Gonzalo era un chico de estatura media, peso corriente y una sonrisa de las que asombran. Tenía el pelo castaño tirando a rizado, y unos ojos del color de la miel al sol. siempre había sido buen amigo mío, pero desde que hacia dos años me uní a balonmano (Él también jugaba), empezé a llevarme con él casi tan bien como con Nuria. Siempre estaba moviéndose, haciendo el payaso y riéndose con cualquier amigo que pillaba. Se le daban bien casi todos los deportes, por lo que cuando en educación física dábamos un deporte raro ya íbamos a buscarnos el uno al otro (Yo para aprender, él para que nadie corriera peligro ^^U). Tengo que admitirlo: siempre me gustó, aunque sólo fuera un poquitín...
- ¡Ja! Por esta vez os dejo en paz, pero esta tarde me vengaré - dijo ella(Con mayúscula: Su nombre. Con minúscula, el pronombre personal). Y meneando su rubia cabellera, se fue con su séquito (A estas alturas sabréis que me encanta esa palabra ^^).
- ¡Qué pasa, Gon! Oye, que quien quería darle lo suyo era yo... - me quejé en broma.
- Lo sé, pero me conoces y sabes que las rubias son las más vacilables. ¿Verdad que sí Teresón? - Añadió, cogiéndome de las mejillas (Como las abuelas, ¿Sabéis?)
- ¡NO-ME-LLA-MES-TE-RE-SÓN! - dije, dándole puñetazos en el brazo para que me soltara.
- vale, vale... ¡Ey, vosotros sois los nue... ¡Eh! Tú y tú sois parejita: ¡Qué monos! Me apuesto lo que queráis a que no os ha gustado que os diga eso. - Dijo señalando a Nuria y Lucas (Dio en el maldito clavo) - Y en cuanto a ti... ¡Ja! ¡He visto tus planes, muchachote! - Dijo esta vez a Marcos. A continuación, le susurró algo al oído y le apuntó un teléfono en el brazo - Y con esto, me voy al jugar al fútbol que se me duermen los pies. ¡¡Os veo en clase!!

- ... ¿Este chico estaba en clase esta mañana? - Dijo Lucas, completamente extrañado.
- Sí... ¿No lo visteis? Fue el que le preguntó a Ella si comía rosas y por eso le gustaban tanto, también fue el que dijo que la respuesta de la ecuación era 1+1=3, y quien llamó vampiro a Ella en el debate.
- ¡Con que ese era Gonzalo! Ya decía yo que no le había visto... Tienes razón, es mono el chavalín... - Sonrió Nun.
- ¿Mono? ¡Ese lo que es es UN MONO de verdad!. . . Ojalá yo hiciera esos chistes - Se lamentó Lucas (De broma, casi nunca está triste).
- Es... ¡Simpático!... ¡¡¡TERESAAAAAA!!!
- ¿Qué pasó esta vez, Marcos? - pregunté
- Yo... Yo soy más mono que él, ¿Verdad? - Preguntó él, haciendo pucheros.
- ¡¡Pues claro que sí, Marcusito!! - exclamé, amasándole la cara.
Me despegué un momento de ellos para ver que mas nuevos había, y vi a una emo de pelo negro que... ¡Era prácticamente la versión chica de Samu! Pero con el pelo cortado a la cleopatra, y en lugar de llevar negro y azul, era negro y rosa. No vi ningún guardián cerca de ella, pero aun así no despejé las sospechas. Luego vi más gente nueva, pero ninguno me sorprendió lo suficiente... Quitando un happiny que iba corriendo de un lado a otro, apuntando nombres de flores y plantas del.patio y recogiendo muestras... O, al menos, eso parecía hacer... En cuanto sonó la campana, salí corriendo a buscar al grupo y subimos hasta el sexto, nuestra planta. Las 3 siguientes horas Ella estuvo intentando dejar mal a Nuria o hacerla enfadar... Pero no lo consiguió. Mi favorita fue la tercera, en la que criticó su forma de vestir:
- Oye, Nuria, ¿En qué mercadillo compraste esa sudadera tan falsa? Es que me ENCANTA - Soltó ella, con uno de los sarcasmos más evidentes que he visto.
- En el mismo que tu careta de zombie, bebé - contestó mi prima. Os juro que en ese momento, justo en el cambio de clase y con todo el mundo riéndose de la "Derrota" de Ella, me sentí orgullosísima de mi prima.
- ¡¡¡¡ARRRG!!!! ¿Es que no hay nada que tre moleste en este mundo? - susrró Ella a 10 centímetros de Nuria.
- A parte de tu presencia... Nada racional ni con sentido me molesta ^^- explicó Nun, más contenta que unas pascuas.
- Vale... ¡Gracias por este rato tan divertido, Nuria! ^^ - soltó la pitufa, (Para sorpresa de los presentes). Se volvió a su sitio, seguida de unos cuantos chicos enamorados, y de su (Ya casi oficial) séquito.
¡Plic!
- ¿Erm? ¿Qué es esto? - Preguntó Nuria, sobándose el golpe que le dió aquel objeto - ¿Un... Pin del fary?
- ¡¡No un pin del Fary cualquiera!! ¡¡¡MI PIN DEL FARY CHUPANDO LIMONES!!! - gritó Gonzalo, apareciendo de un salto (Con patada, cómo no)
- Y... ¿Por qué me lo das? - se sorprendió Nuri-nú.
- Bueno... Iba a ser para Teresa por su cumple, pero...
- ¡¡¡EH!!! ¡ESE PIN ERA (Prácticamente) MÍO, BECERRO! ¡Me dijiste que me lo ibas a dar! - me quejé yo: ¡¡¡Ese pin era mi favorito de todos los que coleccionaba (Tenía MILES), y me dijo que algún día me lo daría a MÍ.
- Yaaaaa... ¡Pero es que esa forma de vacilar ha sido ÉPICA! Te lo habrías ganado si hubieras hecho algo así en el recreo cuando fui para allá, peeeeeeeeeero... - rebatió él.
- ¡¡¡¡¡SI NO LO HICE FUE PORQUE TÚ ME LO IMPEDISTE!!!!! ¡GONZALO BOYERO! ¡DE ESTA NO PASAS! - Me harté. empecé a patada limpia con él, hasta que... Bueno, me agarró por un brazo y me colgó como un saco de patatas.
- Lección de Judo de hoy. Y que sepas que todavía tengo más pins del Fary. ¡Ah, vosotros tres! - Dijo él, refiriéndose a Marcos, Lucas y Nuria - Dije que las rubias eran las más vacilables. ¡Sobre todo esta de aquí! Que conste: Cuando os llama con nombre y apellido es el límite entre "Enfado de broma" y "Ganas locas de matarte" - Y con el mismo gesto con el que me inmovilizó, me descolgó de su hombro y me sentó en mi silla.
- En serio. ¡¡¡MARCOS!!!
- ¿Sí?
- ¡¡¡¡¡¡¡SÉ COMO ÉL!!!!!!!! Quiero un hermano así *Q* - babeó Lucas nada más se fue. Nuria... No creo que oyera eso, porque estaba ocupada poniendo su nuevo pin en su mochila.
- ¡Qué simpático, ¿No?!
- ¿A que sí, Nun?
- ¡¡SÍ!! ¡Puede ser nuestro mejor amigo! - Lucas y Nuria estaban eléctricos, Marcos escribía algo en una libreta mientras sonreía y yo tenía un pequeño dilema: Empezaba a dudar entre Marcos y Gon, pero me decidí enseguida: ¡Gonzalo era mi mejor amigo, Marcos... ¡Marcos era mi amor platónico!! y eso era lo único importante.
Pero al final de la última clase... Ocurrió lo impensable.
Ella volvió hacia Nuria, le puso delante una Mandarina y le dijo:
- ¡Esta es Mandarina-chan!
- ¡¡¡UUUY!!! ¡QUÉ COSITA MÁS MONA!
- Ehh... Nuria... Es una mandarina normal y corriente... ¬¬" - dijo Marcos tocándole en el hombro para llamar su atención.
- ¿La ves? ¿La ves? - dijo Ella, moviéndola de un lado a otro. Ante el asentimiento emocionado de mi prima, la escondió rápidamente a su espalda -...¡Pues ahora no la ves!
Y salió de clase con su mochila al hombro.
- Man...man... ¡¡¡¡¡MANDARINA-CHAAAAAAAAAN!!!!! TT^TT
- ¡Nuria! ¡Sólo era una mandarina!
- ¡¡¡NO!!! ¡ERA ESPECIAL! ¡TENÍA NOMBRE! ¡ERA MANDARINA-CHAN! Pobrecilla... - Y se echó a llorar. Aún se podía oír el eco de la risa malvada de esa "Secuestrafrutas".
- La vengaré. ¡Juro que te vengaré, Mandarina-chan!
Aquella tarde durante nuestro entrenamiento, en el tercero...
Los chicos habian juntado sus camas, y se habian tumbado en ellas con un portátil de juguete (ASÍ)
(O algo que se le parecía, al menos) 
 - Marcos... Las chicas no saben lo del portátil, ¿No? - Dijo Lucas, mientras tecleaba a velocidad de vértigo en el ordenador. 
***************
Bueno, no me queda más remedio que cortar, porque Blogger me odia y no me deja publicarlo mucho más largo -.-" Lo que iba a venir después (Para acabar el capítulo), era que hablaban de que esa noche había batalla y que Nuria y yo entraríamos mañana en shock por los efectos de una dura pelea, y de enseñarnos el ordenador otro día para "Escoger profeta"...
¡¡Os dejo para que lo descifréis!! (Y no os quejéis de la velocidad que he cogito últimamente, ehh?)
¡¡BYEBYE!!
 (Increíble, todavía no había usado esta firma aquí...)